Noticias

5 conclusiones de las primarias de Nuevo Hampshire

El poder de los electores extremadamente independientes de Nuevo Hampshire, del que tanto se ha hablado, no fue suficiente para romper el hechizo que Donald Trump ha lanzado sobre el Partido Republicano.

Tras distanciar a Nikki Haley poco más de una semana luego de ganarles a ella y a Ron DeSantis de manera abrumadora en Iowa, Trump se convirtió en el primer candidato presidencial republicano, que no está actualmente en la Casa Blanca, en ganar las dos primeras elecciones del país. Su margen de victoria de 11 puntos porcentuales en el moderado Nuevo Hampshire demostró su férreo control de la base ultraderechista del partido y lo situó en lo que podría ser una ruta corta a la nominación.

Para Haley, exgobernadora de Carolina del Sur, fue un final decepcionante en un estado en el que había invertido recursos considerables. Sus esfuerzos por armar una coalición de votantes independientes y republicanos anti-Trump, con el apoyo del popular gobernador del estado, no fueron rivales para las legiones de leales a Trump.

Aunque Haley promete seguir en la contienda, el panorama complejo que se avecina en Carolina del Sur significa que esta primera primaria del país podría convertirse en la última.

Aquí tienes cinco conclusiones.

Trump demostró su dominio del Partido Republicano en un estado independiente

En 2016, la victoria de Trump en Nuevo Hampshire lo puso en la senda de la nominación y, en última instancia, de la presidencia.

Ocho años más tarde, el estado volvió a cumplirle.

Según las encuestas de salida, obtuvo buenos resultados en casi todos los grupos demográficos. Ganó en todos los grupos de edad, entre hombres y mujeres.

En los últimos días, Trump trató de proyectar un aire de inevitabilidad, con la esperanza de evitar una contienda prolongada y costosa mientras resiste a los esfuerzos por condenarlo en un caso penal antes de las elecciones de noviembre.

Es probable que su éxito en Nuevo Hampshire hiciera que sus aliados republicanos, entre quienes se encuentran senadores, miembros de la Cámara de Representantes y gobernadores, presionaran más a Haley para que abandonara la disputa.

Obtuvo más del 50 por ciento de los votos, aunque su margen de victoria se redujo significativamente con respecto a las primarias de 2016, cuando ganó Nuevo Hampshire por unos 20 puntos de ventaja con un electorado repleto. Y quedó muy lejos de su triunfo por 30 puntos en los caucus de Iowa de este mes.

Parecía visiblemente consciente de ello cuando subió al escenario el martes por la noche, y dio señales de que comenzaba una fase más desagradable.

Utilizando un improperio mientras atacaba repetidamente a Haley, dijo: “No me enfado demasiado, me desquito”.

Haley tiene por delante un camino increíblemente complicado

La contienda se traslada ahora a Carolina del Sur, la siguiente primaria competitiva y en la que Haley se enfrenta a una dura batalla. Trump lleva meses liderando por más de 30 puntos las encuestas en el estado conservador en el que Haley nació.

No cabe duda de que una derrota allí para Haley sería devastadora, lo que le dificultaría justificar seguir en la contienda.

Para Trump, cerrar la carrera en Carolina del Sur permitiría a su campaña evitar el costoso Supermartes del 5 de marzo, cuando 16 estados celebren primarias. Se espera que lance un aluvión de ataques duros, una táctica similar a la brutal campaña de humillación que emprendió contra DeSantis, quien abandonó la contienda el domingo.

Trump ya ha argumentado que Haley está perjudicando las posibilidades del partido en otoño al forzarlo a una prolongada competencia por la candidatura.

“Si no se retira, tendremos que malgastar el dinero en lugar de gastarlo en Biden, quien es nuestro objetivo”, declaró a Fox News poco después de que se anunció su victoria en Nuevo Hampshire.

La vieja guardia del Partido Republicano es una facción cada vez más reducida

Los resultados del martes por la noche demostraron que está llegando el momento de hacer el duelo por el Partido Republicano de los Bush, los Cheney y los Romney. Y la clase donante que en su día desempeñó un papel destacado en la configuración del partido es ahora un grupo de espectadores desesperados.

Haley se presentó con una plataforma republicana tradicional, que se ha desvanecido durante los años de Trump. Hizo campaña sobre temas como la reducción del gasto federal, la promulgación de una política exterior firmemente intervencionista y la revisión de programas como la Seguridad Social y Medicare.

Su candidatura fue respaldada por el Partido Republicano pre-Trump, mientras el grupo volvió a reunirse para un último intento de expulsar al intruso.

Los donantes tradicionales del partido, procedentes de Wall Street, que detestan a Trump, inyectaron dinero en el súper PAC (sigla en inglés que designa al comité de acción política) de Haley. Y en Nuevo Hampshire parecía tener una atmósfera política más amable que en Iowa, con una base de votantes menos religiosa y más educada.

Pero el martes, los republicanos de Nuevo Hampshire rechazaron a Haley y su intento de resucitar a la vieja guardia.

Haley insiste en que su campaña está viva y en camino a Carolina del Sur, pero el ala del partido que representa saldrá de Nuevo Hampshire con respiración asistida.

Biden, dejando a un lado las quejas de los demócratas, está a punto de volver a ser nominado

El presidente Joe Biden no presentó su nombre en la papeleta electoral de Nuevo Hampshire, después de que el estado se negara a cumplir el nuevo calendario de candidaturas demócratas que convertía a Carolina del Sur en la primera contienda de primarias. Sin embargo, una campaña de postulación por escrito llevada a cabo por los aliados del presidente le dio la victoria.

Su contrincante más importante, Dean Phillips, representante por Minnesota, iba camino de conseguir poco más del 20 por ciento de los votos. La autora de libros de autoayuda Marianne Williamson, quien presentó una segunda candidatura demócrata, le seguía de lejos con solo un 5 por ciento.

Los demócratas han pasado meses anhelando otra alternativa, y han planteado preocupaciones sobre la edad de Biden en encuestas, grupos de discusión e incluso en

. Pero estos resultados subrayan la realidad del proceso de nominación demócrata: Biden no enfrenta ninguna oposición real.

Durante años, muchos demócratas se preguntaron si Trump regresaría y se convertiría en el candidato de 2024. Ahora que está en ascenso, Biden y su partido están centrando su atención en las elecciones generales y preparándose para transformar la contienda en un debate sobre si un expresidente polarizador y criminalmente imputado es apto para volver al cargo.

La fuerza de Trump puede no trasladarse a las elecciones generales

A pesar de su actuación contundente, los resultados ofrecieron señales de advertencia para Trump de cara a noviembre.

Una parte significativa del apoyo de Haley procedía de votantes no afiliados que querían enviar un mensaje sobre cómo detener a Trump, un recordatorio de que domina entre los republicanos, pero no entre todos los demás.

Aunque Trump ganó la contienda, no logró acumular el tipo de números que habría de esperar de alguien que se presenta esencialmente como el dueño de la candidatura. Se ha comportado como tal como parte de su estrategia para luchar contra los 91 cargos penales a los que se enfrenta tanto en los tribunales de justicia como en los tribunales de la opinión pública.

Pero solo alrededor de la mitad de quienes votaron en las primarias de Nuevo Hampshire dijeron que lo considerarían apto para la presidencia si fuera condenado por un delito, según un sondeo a boca de urna de CNN. Quienes podrían no votar por él con una condena penal, suponiendo que se celebre un juicio este año, siguen siendo una minoría. Pero en una reñida campaña de otoño, esos factores podrían importar.

Por otro lado, los temas que las encuestas de salida dan a entender que impulsan a una serie de votantes, incluida la migración, son los que el equipo de Trump espera que le beneficien en unas elecciones generales. E incluso con las divisiones dentro del Partido Republicano, la gran mayoría de sus votantes ven preferible a alguien que lleve su camiseta partidista antes que a Biden.

Ruth Igielnik colaboró con reportería.

Lisa Lerer es reportera de política nacional para el Times y reside en Nueva York. Ha cubierto la política estadounidense durante casi dos décadas. Maggie Haberman es corresponsal sénior de política y cubre la campaña presidencial de 2024, desde las contiendas electorales en todo el país hasta las investigaciones sobre el expresidente Donald Trump. Jonathan Swan es periodista de política que cubre las elecciones presidenciales de 2024 y la campaña de Donald Trump.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba