InternacionalNoticias

Acusan a Putin de “delirar” por asegurar que Ucrania trabaja con armas biológicas

Vladimir Putin fue acusado de “delirar” por asegurar que Ucrania busca propagar armas biológicas a través de aves e insectos migratorios.

En una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York, el representante ruso Vasily Nebenzya afirmó que Moscú tenía pruebas de que había al menos 30 laboratorios en Ucrania donde se está trabajando con armas biológicas.

Externó que los supuestos programas pretenden esparcir enfermedades usando aves, gripe aviar, murciélagos e incluso insectos.

“Les pedimos que piensen sobre el muy real peligro biológico para las personas de los países europeos, que puede resultar en una propagación descontrolada de agentes biológicos de Ucrania”, comentó Nebenzya.

“Y en tal escenario, entonces toda Europa quedará cubierta”.

“El riesgo de esto es muy real dado el interés de los grupos nacionalistas radicales en Ucrania por el trabajo con patógenos peligrosos realizado junto con el Ministerio de Defensa de los Estados Unidos”, continuó.

Las declaraciones de los rusos fueron ampliamente rechazadas por el resto de naciones que se encontraban en la reunión, pero sobre todo por el representante de Ucrania, Sergiy Kyslytsya.

“Al convocar a esta reunión, el estado agresor se ha disparado una vez más en el pie”, comentó.

Dijo que a Rusia “le importa un bledo la seguridad de sus propios ciudadanos, incluyendo los miles de cuerpos en descomposición de sus soldados”.

Añadió que Ucrania tiene un sistema de salud “que cumple plenamente con sus obligaciones internacionales y está en plena cooperación con todas las organizaciones internacionales relevantes”.

“El resto es un montón de locos delirios de Putin y sus secuaces, incluyendo a la Misión Rusa ante las Naciones Unidas”, sentenció.

Varias naciones occidentales han denunciado los dichos de Rusia sobre la supuesta posesión de armas de destrucción masiva por parte de Ucrania, incluyendo armas biológicas, señalando que es un posible pretexto o justificación para seguir adelante con su invasión.

La embajadora de EE.UU., Linda Thomas-Greenfield, mencionó que Rusia estaba cumpliendo con el escenario presentado por el consejo hace un mes por el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, quien advirtió que Putin “fabricaría acusaciones sobre armas químicas o biológicas para justificar sus propios ataques violentos contra el pueblo ucraniano”.

“La intención detrás de estas mentiras parece clara y es profundamente preocupante”, estimó.

“Creemos que Rusia podría usar agentes químicos o biológicos para [cometer] asesinatos, como parte de un incidente de bandera falsa o escenificada, o para apoyar operaciones militares tácticas”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.

Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tal como estaban las cosas, Rusia había convocado la reunión para pedirle al consejo que abordara sus acusaciones de “actividades biológicas” en Ucrania. Rusia no ha proporcionado evidencias de su información, y tanto EE.UU. como Ucrania la han refutado.

La jefa de desarme de la ONU, Izumi Nakamitsu, dijo al consejo que estaba al tanto de los reportes de los medios sobre las acusaciones de programas de armas biológicas y dijo: “Las Naciones Unidas no tienen conocimiento de ningún programa de armas biológicas”.

La embajadora de Gran Bretaña ante la ONU, Barbara Woodward, calificó las acusaciones de “una completa tontería” y mencionó que “Rusia está cayendo a niveles más bajos actualmente, pero el consejo no debe dejarse arrastrar con ella”.

Mientras tanto, la oficina de derechos humanos de la ONU informó que recibió “informes creíbles” de que las fuerzas rusas están usando municiones de racimo en Ucrania, incluso en áreas pobladas, lo que está prohibido por el derecho internacional humanitario, explicó la subsecretaria general Rosemary DiCarlo al Consejo de Seguridad.

“Los ataques indiscriminados, incluidos los que utilizan municiones de racimo, cuya naturaleza es para atacar objetivos militares y civiles o bienes civiles sin distinción, están prohibidos por el derecho internacional humanitario”, precisó DiCarlo.

“Dirigir ataques contra civiles y bienes de carácter civil, así como los llamados bombardeos de área en pueblos y aldeas, también están prohibidos por el derecho internacional y pueden constituir crímenes de guerra”, concluyó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba