Internacional

Asesinatos en Ucrania equivalen a genocidio, dice un experto en el tema del Holocausto

El asesinato sistemático de ucranianos por parte de las fuerzas rusas equivale a genocidio, según un experto en el tema del Holocausto nacido en Ucrania.

Eugene Finkel nació en Lviv, en el oeste de Ucrania, y se fue cuando su familia se mudó a Israel cuando él tenía 13 años.

Escribió un libro sobre el Holocausto y publicó previamente un artículo advirtiendo a los comentaristas y a los medios de comunicación que tuvieran cuidado con el uso casual de términos como genocidio, el cual fue codificado legalmente por la ONU en 1948.

Sin embargo, Finkel cree, basándose en lo que ha visto de las supuestas atrocidades y la naturaleza sistemática en la que se llevaron a cabo, que lo que el mundo está presenciando equivale a genocidio. Este se define como el asesinato deliberado de un gran número de personas de una nación o un grupo étnico determinados, con el fin de destruirlos.

“No es solo una cosa. Es una combinación de cosas”, le dice Finkel a The Independent.

“Las cosas que estamos viendo en Bucha y otros lugares, con los ataques dirigidos a civiles y las fosas comunes, podrían etiquetarse como crímenes de guerra, o crímenes contra la humanidad, o como quieras llamarlo”.

Finkel agrega que esas acciones deben ubicarse en el contexto de la retórica del estado ruso, de su intento de destruir y apoderarse de Ucrania y matar a su gente.

“Para mí, la retórica por sí sola no es suficiente, y las masacres por sí solas no son suficientes”, agrega Finkel, quien todavía tiene varios amigos en Ucrania.

“El umbral para mí es la combinación de esta violencia, generalizada y deliberada, y la retórica. Creo que es suficiente evidencia”.

Finkel se refería a un artículo publicado el lunes en la mañana por la agencia de noticias estatal rusa RIA Novosti. El artículo, del experto Timofei Sergeitsev, se titulaba “Qué debería hacer Rusia con Ucrania” y hablaba de la “solución final a la cuestión ucraniana”.

“La desnazificación es un conjunto de medidas dirigidas a la masa nazificada de la población, que técnicamente no puede ser objeto de un castigo directo como criminales de guerra”, decía el artículo, que fue destacado y traducido por organizaciones como el servicio de monitoreo de la BBC.

En febrero, la misma agencia de noticias publicó y luego eliminó un artículo que aparentemente tenía la intención de publicarse una vez que Rusia completara su invasión de Ucrania.

Vladimir Putin ha asumido, sin una pizca de exageración, una responsabilidad histórica al decidir no dejar la solución de la cuestión ucraniana a las generaciones futuras”, dice el artículo, escrito por el colaborador Petr Akopov.

“La dominación global occidental puede considerarse completa y finalmente terminada”.

Finkel dice que no todos los soldados rusos en el campo de batalla leerán todos los artículos que se tuitean.

“Pero ambos indican el estado de ánimo, y son una intención bastante clara de lo que quiere el estado, o lo que el estado está más que dispuesto a tolerar”, dice.

Finkel, autor de Ordinary Jews: Choice and Survival during the Holocaust (Judíos ordinarios: elección y supervivencia durante el Holocausto), dice que es posible que Rusia no se haya embarcado en un plan de genocidio cuando comenzó su invasión de Ucrania.

Mencionó que había evidencia de que las tropas rusas ordinarias sintieron que serían “bienvenidas como libertadoras”, pero rápidamente descubrieron que no lo eran.

Tanya Nedashkivs’ka (57 años) lamenta la muerte de su esposo, quien fue asesinado en Bucha, en las afueras de Kyiv (Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)
Tanya Nedashkivs’ka (57 años) lamenta la muerte de su esposo, quien fue asesinado en Bucha, en las afueras de Kyiv (Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)

Hablando desde Bolonia, Italia, donde Finkel es profesor de relaciones internacionales en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins, agregó: “No creo que fueran con esta intención, pero evolucionó”.

Los comentarios de Finkel surgen en medio de una serie de afirmaciones hechas durante el fin de semana sobre evidencia de crímenes de guerra rusos en ciudades como Bucha, donde imágenes de vídeo y fotografías mostraban muchos cuerpos.

Ucrania ha dicho que más de 50 cuerpos encontrados en Bucha, al noroeste de Kyiv, habían sido víctimas de ejecuciones extrajudiciales por parte de las tropas rusas. Las organizaciones de medios no han podido verificar de forma independiente las afirmaciones, aunque han documentado muchos civiles muertos encontrados en el área después de que las fuerzas rusas se retiraron.

Reuters dijo que las imágenes satelitales mostraban una zanja de 45 pies (14 metros) de largo excavada en los terrenos de una iglesia donde se encontró una fosa común.

El Kremlin ha negado categóricamente cualquier acusación relacionada con el asesinato de civiles en la ciudad y dijo que las tumbas y los cadáveres habían sido escenificados por Ucrania para manchar su imagen.

Rusia ha dicho que presentará “pruebas empíricas” ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de lo que calificó como mentiras de Ucrania y sus patrocinadores occidentales.

Al mismo tiempo, Joe Biden calificó al presidente ruso, Vladimir Putin, de criminal de guerra y pidió un juicio, y muchas naciones occidentales pidieron que se suspendiera a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“Dada la fuerte evidencia de crímenes de guerra, incluidos los informes de fosas comunes y masacres atroces en Bucha, Rusia no puede seguir siendo miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, tuiteó la secretaria de Relaciones Exteriores británica, Liz Truss. “Rusia debe ser suspendida”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.

Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Carla Del Ponte, exfiscal jefa de los tribunales de crímenes de guerra de las Naciones Unidas para la antigua Yugoslavia y Ruanda, pidió que se emita una orden de arresto internacional contra Putin.

“Putin es un criminal de guerra”, dijo al periódico suizo Le Temps en una entrevista publicada el sábado.

Es cierto que todas las partes en cualquier conflicto invariablemente se involucran también en una guerra de información en la que buscan tergiversar o controlar la narrativa. Es por eso por lo que Finkel alega que es esencial que se lleve a cabo una investigación independiente sobre las supuestas atrocidades en Ucrania, y que se reúnan y almacenen las pruebas.

Sin embargo, dice que duda que alguien de alto rango sea llevado ante la justicia por lo que sucedió.

“Porque la única forma en que podemos responsabilizar a los perpetradores, y me refiero a los peces gordos, los Putin, [el ministro de defensa ruso Gen Sergei] Shoigu y los generales, es que pierdan la guerra y pierdan poder”, dice.

“Simplemente, no creo que eso suceda pronto”.

Y agrega: “Me encantaría que me demuestren que estoy equivocado”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba