Cultura

Así celebró Guillermo del Toro el Oscar otorgado a su ‘Pinocchio’

Como se esperaba, Guillermo del Toro acaba de recibir el Premio de la Academia en su condición de productor de “Guillermo del Toro’s Pinocchio”, cinta que se ha adjudicado la estatuilla correspondiente a la Mejor Película Animada.

Esto significa que el aludido tiene ya tres de estos trofeos en sus manos, luego de haber obtenido dos en 2018 (en los rubros de Mejor Director y Mejor Película) por “The Shape of Water”, un trabajo de acción real basado en su admiración por los monstruos.

El realizador de origen tapatío, que también codirigió y coescribió la reciente adaptación de la popular novela de Carlo Collodi, recibió el trofeo al lado de su codirector y coproductor Mark Gustafson y de los coproductores Gary Ungar y Alex Bulkley, y apareció poco después con los tres en la sala de prensa del evento.

“Se ha estado haciendo animación desde los años ‘80 en Guadalajara, de donde vengo; empezamos en Super8, después pasamos a 16mm y finalmente a 35”, fue lo primero que dijo ante una pregunta. “También se han estado haciendo grandes cortometrajes [en este formato] en Ciudad de México y en Monterrey”.

Para dar prueba de su vocación comunitaria, anunció la implementación de dos programas de becas de animación y la idea de financiar una clase entera de ‘stop motion’ para artistas mexicanos.

Del Toro resaltó el carácter análogo de la técnica del cuadro por cuadro con la que hizo “Pinocchio” y señaló que se trata de “la forma más democrática de la animación”, ya que todas las otras “son demasiado caras”.

“Puedes decir exactamente lo que quieres con ella sin tener que gastar una fortuna”, afirmó. “En ese sentido, México y Latinoamérica están en condiciones de competir con el mundo entero usando la fuerza del alma y la potencia artística”.

Es por ello que le pareció importante filmar una parte de “Pinocchio” en Guadalajara, y es por ello que se encuentra emocionado ante la edición de este año del celebrado Festival Internacional de Animación de Annecy, en Francia, que estará dedicada a su país de origen.

Del Toro admitió ante los reporteros que las cosas han mejorado para los cineastas latinos en Estados Unidos, sobre todo si lo compara con un suceso de los años ’90 que involucró al director de fotografía Guillermo Navarro, quien se llevó el Oscar por su trabajo en “El laberinto del fauno” en 2007, pero que, en aquella ocasión, tuvo una entrevista con un ejecutivo anglosajón que le dijo que “para qué necesitaba a un mexicano si ya tenía jardinero”.

“Estamos mejor, pero todavía nos falta; de todos modos, cada vez que haces algo, no puedes hacerlo únicamente para ti, sino para toda la gente que viene detrás”, concluyó.

También habló brevemente del mensaje presente en su versión de “Pinocchio”, que altera elementos sustanciales del libro clásico para plantear ideas más acordes con la actualidad.

“La historia que presentamos es sobre un padre que tiene que aprender a ser un padre, no sobre un hijo que tiene que aprender a ser un hijo”, aseguró. “Ahora mismo, la desobediencia es urgente e impostergable en el mundo. Y no podemos pretender la construcción de algo perfecto, porque lo importante es que exista el amor”.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba