InternacionalNoticias

California cerrará el corredor de la muerte y lo convertirá en un “espacio positivo y curativo”

El centro más grande del corredor de la muerte en los Estados Unidos cerrará después de un anuncio del gobernador de CaliforniaGavin Newsom.

Las autoridades dicen que el corredor de la muerte en la prisión estatal de San Quentin se convertirá en un “espacio positivo y de curación” después de que se cierre el centro dentro de dos años.

Un portavoz del gobernador demócrata dijo el lunes: “Comenzaremos el proceso de cerrar el corredor de la muerte para reutilizar y transformar las unidades de vivienda actuales en algo innovador y anclado en la rehabilitación”.

Esto se suscita después de la promesa de Newsom de cerrar el centro de ejecuciones durante su campaña para gobernador en 2018.

California llevó a cabo una ejecución por última vez en 2006, aunque fue uno de los 28 estados que ha mantenido un corredor de la muerte, junto con el gobierno federal.

Una suspensión de las ejecuciones se estableció en 2019 y también se cerró la cámara de ejecución del estado en San Quentin, al norte de San Francisco.

Alrededor de 116 de los 673 condenados a muerte del estado han sido transferidos a una de las otras siete prisiones que cuentan con instalaciones de máxima seguridad en California, como parte del proceso de desactivación.

Mientras que otros estados como Illinois han abolido las ejecuciones, California reúne a sus reclusos condenados con la población carcelaria general, y no se espera que ninguno se enfrente a la ejecución en un futuro próximo.

La medida en California se conforma a una medida electoral aprobada hace seis años y requería que los reclusos condenados participaran en trabajos penitenciarios, con el 70 por ciento de la restitución a sus víctimas.

Para finales del año pasado, se habían recaudado más de US$49.000 en restitución bajo el programa piloto.

La medida de California hace eco a movimientos similares en los EE.UU., donde el apoyo a la pena de muerte ha disminuido de manera constante.

Las encuestas llevadas a cabo por organizaciones como Gallup sugieren que solo el 54 por ciento del público estadounidense hoy en día apoya la pena de muerte, la cifra más baja en 50 años.

De hecho, hasta el 60 por ciento de los estadounidenses dicen que preferirían no imponer la pena de muerte si el castigo de cadena perpetua sin libertad condicional es una alternativa.

“La ventaja del 60 por ciento al 36 por ciento para la cadena perpetua marca un cambio con respecto a las últimas dos décadas, cuando los estadounidenses estaban divididos en su mayoría en sus puntos de vista acerca del mejor castigo por asesinato”, dijo Gallup en un informe de 2019.

“Durante las décadas de 1980 y 1990, las mayorías consistentes pensaron que la pena de muerte era la mejor opción para los asesinos convictos”.

En diciembre del 2021, Virginia se convirtió en el primer estado del sur del país en prohibir el uso de la pena de muerte. Ese año también fueron ejecutadas solo 11 personas, la menor cantidad desde 1988.

Los expertos dijeron que la pandemia contribuyó a estas cifras históricamente bajas, pero que la tendencia era clara y que 2021 marcó el séptimo año consecutivo en el que hubo menos de 50 sentencias de muerte y menos de 30 ejecuciones.

Robert Dunham, director ejecutivo del Centro de Información sobre la Pena de Muerte, le dijo a The Independent que la medida en California se formuló después de muchas demandas presentadas por los presos.

Dijo que las directrices de la ONU acerca del tratamiento de los presos, conocidas entre la población como las Reglas Mandela, consideraban el confinamiento solitario indefinido como una violación de los derechos humanos.

“Y, sin embargo, la mayoría de las personas que se encuentran en el corredor de la muerte en los Estados Unidos han estado sujetas a confinamiento solitario indefinido durante décadas”, dijo. “La mitad de todos los que están en el corredor de la muerte en este momento fueron condenados a muerte hace 20 años o más”.

Los activistas contra la pena de muerte han destacado durante mucho tiempo lo que dicen es discriminación racial arraigada al sistema de justicia penal.

Alrededor del 33 por ciento de las personas ejecutadas son negros, mientras que los negros solo representan el 14 por ciento de la población.

The Independent y Responsible Business Initiative for Justice (RBIJ), una organización sin fines de lucro, lanzaron una campaña conjunta para pedir el fin de la pena de muerte en los EE.UU. La RBIJ ha atraído a más de 150 signatarios conocidos a su Declaración de líderes empresariales contra la pena de muerte, con The Independent como el último en la lista. Nos unimos a ejecutivos de alto perfil como Ariana Huffington, Sheryl Sandberg de Facebook y el fundador de Virgin Group, Richard Branson, como parte de esta iniciativa y nos comprometemos a resaltar las injusticias de la pena de muerte en nuestra cobertura.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba