Noticias

Carta incómoda

¡Qué hay de nuevo… Viejo!

Por Araceli Mendoza
@arinmaldoza

¿A quién no le gusta viajar? Recorrer los pueblos mágicos, salir, es muy bonito, pero las carreteras del país se han vuelto peligrosas, hoy más que nunca, por el crimen organizado, que te asalta o coloca obstáculos para ponchar las llantas.
Pero los tráileres de doble remolque son imparables, si se considera que la segunda caja tarda algunos minutos en frenar por el peso mismo de la carga, y últimamente han ocurrido muchos accidentes fatales, además de no usar las rampas de emergencia, porque se las cobran.
Por otro lado, para los traficantes de migrantes ha sido un gran negocio transportarlos dentro de los contenedores, sin importar las condiciones infrahumanas o consecuencias que puedan tener las personas.
Es un negocio que genera grandes dividendos… y eso es lo importante. ¿Quién o quienes se benefician con el tema de migración? En este caso, quienes tienen un tráiler.
Pero hoy la “carta porte” será un Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI). ¿Qué quiere decir esto? Que el chofer tendrá que presentar dicha carta a las autoridades con su nombre y así acreditar la empresa para la que trabaja; que es el chofer de dicho transporte y la mercancía transportada por dicho vehículo.
La Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram) de Nuevo León pide apoyo a los legisladores para que se postergue este requisito y se analice y escuche a los camioneros.
Pero hay que preguntarse ¿cuándo los legisladores o cualquier otra autoridad han escuchado a las víctimas de los accidentes que ocasionan?
Del terrible y muy lamentable accidente en Chiapas, hasta hoy día nadie sabe qué empresa era la propietaria del tráiler ni quiénes son sus dueños; nadie sabe nada, a pesar de que el secretario de Relaciones Exteriores, conjuntamente con su homólogo de Guatemala, lamentó el accidente y expresó que se llegaría hasta las últimas consecuencias. Hasta hoy sólo se sabe que murieron 56 personas y 100 resultaron heridas.
El fin de semana pasado, en Coatzacoalcos, otro tráiler transportaba a 423 migrantes, que fueron rescatados. Ellos pagaron a los “polleros” en dólares; algunos serán deportados y otros solicitarán asilo en nuestro país, pero el caso es que eran transportados en la caja de un tráiler. La “bestia”, el tren que muchos usaron para atravesar el país hasta llegar a la frontera norte, ha sido sustituida por cajas de tráiler.
Se dice que la medida del comprobante fiscal ha ocasionado demoras en la entrega de mercancías y varios operadores detenidos porque su documentación no estaba en regla o no tenían la “carta porte”.
Se manifiestan con el pretexto de que es una afectación al sector transportista. ¡Claro, se sentían dueños de las carreteras! Lo primero que deben hacer es impedir el uso del doble remolque, y si esta carta sirve para saber si el conductor no va tomado o drogado, será un alivio para quienes transitan por las terribles carreteras del país. Los transportistas aseguran que habrá un impacto negativo en la cadena de suministro.
Las empresas serias podrán acatar las nuevas reglas del comprobante fiscal y cumplir con los más de 100 datos que pide el fisco.
Sin embargo, el gran negocio será para la Policía Fiscal en las carreteras: por cada tráiler que detengan y no acredite la “carta porte” o se descubra el tipo de mercancía que transporta, el diálogo será: – ¡De a cómo, pa’que sigas tu camino! A ver si esto no genera más corrupción.
Las mercancías deberían ser transportadas por tren. Esto evitaría muchos accidentes en las carreteras de México.
quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba