Noticias

El artículo sexista del Wall Street Journal que presenta a Jill Biden, la futura primera dama, como “niña”

Falta apenas un mes para la toma de posesión de Joe Biden. El político de Delaware se convertirá en el próximo presidente de Estados Unidos y pondrá fin a un mandato de Donald Trump que se ha caracterizado por la polarización y la inestabilidad. Junto al demócrata estará Jill Biden, su esposa desde hace más de 40 años y nueva primera dama.

Sin embargo, antes de que el matrimonio llegue a la Casa Blanca ya se ha producido una importante polémica sexista. Un artículo de opinión publicado en el prestigioso periódico económico The Wall Street Journal ha provocado la indignación en las filas demócratas.

El texto, firmado por Joseph Epstein, un antiguo profesor de la universidad de Northwestern, califica a Jill como “niña” y en un tono condescendiente y de superioridad moral le recomienda a la primera dama que elimine el título honorífico de doctora antes de su nombre.

“Doctora Jill Biden suena fraudulento por no decir cómico”, señala.

Jill Biden es profesora desde los años 70 y en el año 2007 se doctoró con una tesis sobre cómo disminuir el abandono escolar y conseguir retener a los estudiantes en los centros. Este logro fue un motivo de gran orgullo para la familia y Joe hizo colocar un cartel en el exterior de su vivienda en el que se leía: “aquí viven la doctora y el senador Biden”.

En los ocho años que su marido fue vicepresidente de los Estados Unidos, ella continuó dando clase y compaginando sus obligaciones como segunda dama con su profesión. Algo que va a seguir ocurriendo ahora cuando el político se convierta en presidente. “Voy a seguir enseñando. Es importante y quiero que la gente valore a los profesores y su contribución profesional”, aseguró antes de las elecciones.

Así, en la última década, tras sacarse el doctorado, Jill suele firmar habitualmente como doctora Jill Biden, un reconocimiento obtenido por su trabajo y por su valía que sin embargo ha sido criticado por Epstein en su artículo.

Y es que el profesor argumenta que “nadie debería llamarse a sí mismo doctor a no ser que haya dado a luz a un niño” (en referencia a que solo los médicos y médicas deberían usar este apelativo).

Según él, los doctorados en el pasado sí que tenían prestigio, ya que obtenerlo entonces era un trámite mucho más duro, pero en la actualidad no ocurre así, por lo que considera que Jill Biden debería eliminarlo. Su conclusión no tiene desperdicio.

Artículo de el Journal sobre Jill Biden.

“Señora primera dama considere guardarlo al menos en público por ahora. Olvídese de la emoción de ser la Doctora Jill y céntrese en la emoción más grande de vivir los próximos cuatro años en la mejor vivienda pública del mundo como la primera dama Jill Biden”.

Estas palabras han recibido la contestación inmediata de Jill Biden, que ha publicado un mensaje en las redes sociales en el que expresa su deseo de construir “un mundo en el que los logros de nuestras hijas serán celebrados en lugar de disminuidos”.

La directora de comunicaciones de Biden, Elizabeth Alexander, ha calificado el artículo como “sexista y vergonzoso”, mientras que el portavoz durante la etapa de transición, Michael LaRosa, ha exigido una disculpa ante “este ataque sexista”.

Otras figuras destacadas como Hillary Clinton o Bernice King, hija de Martin Luther King, también mostraron su malestar. “Su nombre es Doctora Jill Biden. Acostúmbrense a él”, dijo la excandidata presidencial. “Mi padre no era médico. Y su trabajo benefició enormemente a la humanidad. El tuyo también lo hace”, manifestó King.

Más dura incluso fue la universidad Northwestern en la que Epstein enseñó en el pasado. El centro recalcó que no ha dado clase allí en 20 años y rechazó sus comentarios así como “la disminución de los títulos debidamente obtenidos por cualquier persona en cualquier campo y en cualquier universidad”.

Por su parte, el Wall Street Journal ha querido defender el texto señalando que la crítica era por un tema menor y que estaba siendo exagerada, al tiempo que acusó al entorno de Biden de politizar el asunto.

Cabe destacar que se trata de un artículo de opinión y que por tanto estas manifestaciones no tienen que representar necesariamente la opinión editorial del medio, aunque sí es responsabilidad del Journal asegurarse que los textos publicados sean respetuosos con los protagonistas.

Artículos relacionados

Back to top button