InternacionalNoticias

El hijo de Martin Luther King arremete contra senadores que bloquean proyecto de ley sobre el derecho al voto

El Senado está preparado para volver a Washington el martes y comenzar el debate sobre la Ley de Libertad de Voto: la ley John R Lewis, que reautorizaría la Ley de Derecho al Voto de 1965 y reforzaría el acceso a las urnas promoviendo el voto por correo y los periodos de votación anticipada, y se adelantaría a las leyes aprobadas por las legislaturas estatales del Partido Republicano para restringir el voto en respuesta a la “Gran Mentira” del expresidente Donald Trump, que postula que las elecciones de 2020 le fueron robadas mediante fraude en ciudades mayoritariamente no blancas.

King advirtió que esas leyes “se están aprobando con la precisión de un cuchillo” y están destinadas a “excluir a los votantes negros y cafés del proceso” de maneras que una vez fueron prohibidas por la Ley de Derecho al Voto de 1965 que su padre impulsó, y amonestó a los senadores por “dejar que se salgan con la suya” utilizando la encarnación moderna de las reglas de filibusterismo de la cámara alta.

La imagen popular del filibusterismo -inmortalizada en la película clásica de Frank Capra Mr Smith Goes to Washington– es la de un senador que necesita mantener la palabra y hablar continuamente para bloquear la acción de un proyecto de ley. Esa fue la técnica que los senadores segregacionistas utilizaron durante décadas para impedir la promulgación de leyes sobre derechos civiles y derechos de voto, pero un par de cambios en las leyes en 1970 y 1975, destinados a permitir que el Senado siga funcionando mientras se obstaculiza un proyecto de ley, permiten ahora a cualquier senador bloquear la legislación con solo enviar un correo electrónico.

De los 50 miembros demócratas del Senado, la gran mayoría ha expresado su apoyo al cambio de las reglas una vez más, ya sea para crear una excepción para los derechos civiles y las leyes de derecho al voto, o para ordenar el regreso al viejo estilo de filibusterismo, ya que pondría la carga en los republicanos para bloquear los proyectos de ley en lugar de obligar a los demócratas a pelar los votos del Partido Republicano para detenerlos.

Pero dos demócratas -Kyrsten Sinema y Joe Manchin, de Arizona- se han negado rotundamente a apoyar cualquier cambio que debilite el requisito de supermayoría de facto.

Martin Luther King III, acompañado por su hija Yolanda Reneee King y su esposa Andrea Waters King habla durante una conferencia de prensa en Washington, el lunes 17 de enero de 2022 (AP)
Martin Luther King III, acompañado por su hija Yolanda Reneee King y su esposa Andrea Waters King habla durante una conferencia de prensa en Washington, el lunes 17 de enero de 2022 (AP)

Recordando cómo el filibustero fue central en lo que fue una campaña de un siglo para evitar que los estadounidenses negros votaran, King señaló que no hay diferencia entre la negativa de Sinema y Manchin a apoyar su eliminación y los senadores del Partido Republicano que lo usan para bloquear cualquier intento de revertir las restricciones de votación dirigidas a los estadounidenses no blancos.

“Cada uno de ellos ha adoptado una posición inmoral contra el derecho al voto… justo el mes pasado, ambos apoyaron una excepción al filibusterismo para elevar el límite de la deuda, ¿pero trazan la línea para proteger los derechos de millones de votantes? La historia no los recordará amablemente”, declaró, comparándolos desfavorablemente con el “blanco moderado” que su padre llamó “el mayor obstáculo” para los derechos civiles en su Carta desde la cárcel de Birmingham.

“Estaba rodeado de gente que le decía que esperara hasta un momento más conveniente y que utilizara métodos más agradables”, subrayó. “Cincuenta y nueve años después, es la misma vieja canción y baile de los senadores Manchin y Sinema”.

Poco después, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, subió al mismo podio para pedir el fin del filibusterismo e instó a los senadores a “sopesar las equidades” cuando el Senado vote esta semana los cambios propuestos en el reglamento.

“Está en juego nada menos que nuestra democracia”, aseveró.

“Se trata de suprimir el voto. Se trata de anular las elecciones, se trata simplemente de hacer tantas cosas para ser obstáculos a la participación”, dijo sobre el impulso del Partido Republicano para restringir el voto a instancias de Trump.

“Si realmente quieren honrar al Dr. King, no lo deshonren utilizando una costumbre del Congreso como excusa para proteger nuestra democracia”, expresó.

El llamamiento de Pelosi para honrar al difunto Dr. King aprobando una legislación sobre el derecho al voto también fue secundado por la representante de Ohio y presidenta del Caucus Negro del Congreso, Joyce Beatty, quien indicó que los demócratas “deben trazar la línea en la arena de la justicia para cualquier miembro que no esté con nosotros en el derecho al voto”.

“No cederemos en nuestros esfuerzos por consagrar la legislación sobre el derecho al voto en la ley, ni permitiremos que un filibustero nos quite nuestra democracia y nuestro derecho al voto”, dijo, y calificó a los senadores que han bloqueado el proyecto de ley sobre el voto respaldado por los demócratas y se han opuesto a los cambios en las reglas como “obstruccionistas de la promesa de libertad y justicia de Estados Unidos”.

“Debemos enfrentarnos a ellos”, recalcó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba