Negocios

El país en el que prácticamente regalarán los autos eléctricos: tendrás uno por US$106 al mes

Francia quiere que todos sus ciudadanos dispongan de un auto eléctrico pagando solo 100 euros (106 dólares) al mes. Foto: Getty Images.

A un lado del ring, nos encontramos la contaminación de las ciudades y un excesivo uso del vehículo particular, que la dispara; a otro, el gobierno de un país que ya nos ha sorprendido en el pasado con propuestas más o menos peregrinas como solución a sus males.

Nos referimos a Francia y un plan que no te va a dejar frío: un vehículo eléctrico mediante un alquiler a precio de derribo —100 euros al mes, aproximadamente 106 dólares—, como plan con un doble objetivo: ir eliminando los motores de combustión de sus carreteras y hacer accesible el coche eléctrico a las rentas más bajas de la población.

Un leasing subsidiado al alcance de todos los bolsillos

El pasado mes de agosto, el ministerio de economía del país, encabezado por Gabriel Attal, avanzó este plan, aunque sin concretar detalles importantes, como qué modelos de coches se contemplaban y los grandes números de la maniobra.

Conviene recordar que este país mediterráneo cuenta ya con un elevado gasto público (de hecho, el gabinete de Macron está viviendo momentos sociales ‘calientes’ en su intento de reducir este coste elevando la edad de jubilación). Aunque parece evidente que la financiación del plan correría con cargo al presupuesto general del Estado.

Con todo, Attal avanzó un dato interesante: los 100 al mes de cuota mencionados son un gasto inferior al que, en condiciones similares, un conductor tendría que pagar únicamente por combustible. Y ni siquiera se han tenido en cuenta otros gastos, como revisiones y mantenimiento, incluidos en el leasing.

“Que beneficie a la industria automovilística europea”

Hemos comentado de pasada que no se ha mencionado ni sugerido qué tipo de coche será ni de qué fabricante. Sin embargo, el ministro Attal ha dejado un dato muy importante: se quiere que “esta medida beneficie a la industria automovilística europea, ya que no queremos subvencionar coches que se fabricarían al otro lado del mundo”.

O lo que es lo mismo: se deja fuera a todos los fabricantes coreanos, japoneses y chinos, que cuentan ya en el mercado con modelos de bajo coste. Afinando un poco más y aplicando lo que propone el ministro, quedarían Francia, España y Alemania, como países que cuentan con fabricantes de VE de gama media-baja.

Y lógicamente, nos inclinamos a pensar que los agraciados serán el grupo PSA o Renault. Sobre el papel, la idea no es mala: se elimina una potente fuente de contaminación de las carreteras y se da acceso a los coches eléctricos a las rentas más bajas.

Es otra forma de subvencionar e incentivar el cambio de paradigma a la hora de sentarse al volante. ¿Tendrá éxito el plan del gobierno o terminará como sucedió con los faros amarillos? El tiempo lo dirá.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba