Internacional

Guerra Rusia-Ucrania: Rusia amenaza con un corte de gas a la UE y Joe Biden libera las reservas estratégicas de crudo

PARÍS.– La guerra en Ucrania se extendió este jueves al terreno energético cuando Europa rechazó en bloque la exigencia de Vladimir Putin, que amenazó con cortar el aprovisionamiento de gas a aquellos países “inamistosos” que, a partir de ahora, no paguen en rublos desde cuentas suscriptas en bancos rusos. Mientras tanto, la Casa Blanca anunció que en los próximos seis meses liberaría 180 millones de barriles de petróleo de sus reservas estratégicas para mitigar el alza del precio de los combustibles, “una transición en tiempos de guerra”, según declaró el presidente Joe Biden. En el frente militar, además de los incesantes bombardeos rusos en las ciudades, las agencias de inteligencia aliadas revelaron la salida de la planta nuclear de Chernobyl de las tropas del Kremlin, con algunos de sus hombres con “dosis significativas” de radiación.

“Está escrito en los contratos que los pagos se hacen en euros y a veces en dólares. Dije claramente al presidente ruso que así seguirá siendo. Que las empresas quieren poder pagar en euros y lo harán”, aseguró en Berlín el canciller alemán, Olaf Scholz.

Poco antes, en una declaración televisada, Putin había afirmado que “en caso de no cumplir con los pagos en rublos, Rusia considerará que el cliente no cumplió con sus obligaciones” y dejará de ser aprovisionado.

El presidente ruso, Vladimir Putin
MIKHAIL KLIMENTYEV

El presidente ruso, Vladimir Putin (MIKHAIL KLIMENTYEV/)

La alarma inicial fue, no obstante, temperada cuando se conocieron los detalles de esa decisión, que aparentemente permitirá a los compradores europeos seguir pagando el gas en euros y en dólares. El decreto autoriza al banco estatal Gazprombank a abrir una cuenta en moneda extranjera y en rublos para compras de gas. Los europeos pagarían en divisas y después autorizarían a Gazprombank a hacer la conversión en rublos, que de ese modo serían utilizados para la adquisición formal.

Ese complicado sistema permitiría al Kremlin salir airoso de la actual pulseada con los gobiernos europeos, manteniendo al mismo tiempo la amenaza de un cese de aprovisionamiento con fines propagandísticos.

Creo que estamos ante una suerte de bluff ruso en el que los europeos no cayeron, por suerte. Expresar alarma es la forma indicada de hacer como que toman en serio la amenaza”, analiza Nikos Tsafos, un experto en energía en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos.

Putin habló con Scholz y con el primer ministro italiano, Mario Draghi, sobre su decisión. Ambos trataron después de disipar temores sobre una eventual suspensión de aprovisionamiento.

Muchos temen que Putin decida ahora extender esa exigencia a las exportaciones de petróleo, granos, fertilizantes, carbón, metales y otras commodities. El valor del rublo colapsó después de que Rusia invadió Ucrania. Con la moneda rusa seriamente depreciada, las exportaciones rusas hacen entrar mucho menos dinero del esperado para subsidiar servicios estatales y financiar la guerra.

Moscú también sancionó a los dirigentes europeos y a la mayoría de los eurodiputados prohibiéndoles la entrada a territorio ruso en represalia por las medidas punitivas decididas tras su invasión de Ucrania.

“Las restricciones se aplican a los principales dirigentes de la Unión Europea (UE), incluido un cierto número de comisarios europeos y jefes de organismos militares, así como a la mayoría de los diputados del Parlamento Europeo”, declaró la cancillería rusa.

El presidente Joe Biden junto a su secretario de Estado, Antony Blinken. (AP Foto/Patrick Semansky)
El presidente Joe Biden junto a su secretario de Estado, Antony Blinken. (AP Foto/Patrick Semansky)

El presidente Joe Biden junto a su secretario de Estado, Antony Blinken. (AP Foto/Patrick Semansky)

En Washington, el presidente Biden prometió “aliviar a los hogares” enfrentados al alza del precio de la energía, anunciando una liberación sin precedente de las reservas estratégicas de Estados Unidos.

Señalando que un aumento de la producción petrolera tomaría “meses”, Biden indicó que un millón de barriles serán inyectados en el mercado cada día durante los próximos seis meses. Es decir “más de 180 millones de barriles”.

“Se trata de una transición en tiempo de guerra –dijo–, a fin de aumentar el aprovisionamiento de petróleo hasta que la producción se acelere más tarde este año”. El presidente criticó también a las compañías petroleras que “se sientan sobre sus beneficios récord” en vez de aumentar la producción en Estados Unidos.

En el terreno, las fuerzas rusas comenzaron a abandonar la planta nuclear de Chernobyl después de que los soldados recibieron “dosis significativas” de radiación al cavar trincheras en ese sitio altamente contaminado, mientras seguían los intensos combates en las afueras de Kiev y otros frentes. Las tropas “entraron en pánico ante el primer signo de enfermedad”, que “apareció muy rápidamente”, y comenzaron a irse, dijo Energoatom, compañía estatal de energía ucraniana.

Siguen los bombardeos

Al mismo tiempo, el ataque ruso continúa en numerosos sitios del país. Una persona murió y cuatro resultaron heridas con disparos contra un autobús que transportaba voluntarios hacia la ciudad sitiada de Chernihiv, en el norte de Ucrania, para evacuar a civiles. Después de Mariupol, en el sur, Chernihiv es la ciudad más bombardeada desde que comenzó la invasión. Según su alcalde, Vladyslav Atrochenko, unos 350 civiles murieron en un mes.

Autos destruidos por los bombardeos en Chernihiv
Yuriy Vasilenko

Autos destruidos por los bombardeos en Chernihiv (Yuriy Vasilenko/)

El Ejército ruso está “reagrupando sus fuerzas para atacar” en el este y el sur de Ucrania, estimó el jefe de la 92ª Brigada y defensor de Kharkiv, en el nordeste, segunda ciudad ucraniana donde la situación es “estable”.

“Ellos (los rusos) creyeron que entrarían aquí como lo hicieron en Crimea. Pero no funcionó. Por eso se están redesplegando. Para poner el máximo de fuerzas en la región o hacia Slobozhanshchyna”, declaró una fuente militar, refiriéndose a la parte nordeste del país que va de Kharkiv a Lugansk y Mariupol. Para el Pentágono, ese redespliegue del esfuerzo de guerra ruso en el Donbass, donde sus fuerzas enfrentan un Ejército ucraniano decidido, permite presagiar un conflicto “prolongado”.

“Lo que creemos es que las tropas rusas serán reequipadas y enviadas nuevamente a Ucrania para continuar el combate a fin de obtener el objetivo (del Kremlin). Es decir, globalmente, el este del país”, estiman en el gobierno de Zelensky.

Para hacer frente a esa posibilidad, Gran Bretaña y los aliados occidentales acordaron “enviar a Ucrania sistemas de defensa navales y aéreos, artillería de largo alcance, vehículos blindados y un mayor entrenamiento y apoyo logístico”, declaró el ministro de Defensa británico, Ben Wallace.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba