Carla ValdezLa columna del día

Humildad

Todo está en constante cambio, algunos conceptos que teníamos antes han tenido que transformarse, evolucionar. Como a varias personas, me imagino, crecí con el concepto de que la humildad se práctica en silencio, sin decir ni una sola palabra de las cosas buenas que haces, la frase: “que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu mano derecha” y “si alguien te da una cachetada pon la otra mejilla” son frases que sin duda fueron marcando comportamientos sociales aceptables pero que nos restan poder personal dejando el poder a un tercero, según la interpretación coloquial. 

En mi camino llegue a la enseñanza del callar de la tradición Olmeca y justo en esta línea me enseñaron otro concepto de humildad, pues la persona humilde no es la que calla sus buenas acciones si no la que sabe bien sus capacidades, alcances, limitaciones, virtudes y defectos, quien está segura de si misma y saca todos sus atributos en el momento necesario, ni antes ni después, sabe reconocer, respetar y admirar las capacidades de los demás y siempre esta dispuesta a aprender. Esta nueva forma de humildad más profunda y abierta, da el poder a uno mismo. 

En las labores y proyectos sociales que realizamos en Bacalar me he dado cuenta de lo importante que es practicar este nuevo concepto de humildad pues en estos tiempos en donde las redes sociales se han convertido en una plataforma para proyectar como quieres que el mundo te vea, bien se puede aprovechar para inspirar e invitar a la gente a participar en todo lo que hacemos para cuidar nuestro hogar. 

Platicando con varias líderes de proyectos en pro de Bacalar nos hemos topado sin duda con el debate de “andar cantando” las labores que realizan o no y es que en mi opinión no se trata de presumir a los demás lo que hacemos, tampoco es cuestión de ego, ni se trata de agachar la cabeza, para mi el hecho de compartir las actividades y resultados asegura que la gente, recursos y enlaces correctos lleguen a sus proyecto. Se trata de compartir con el amor y la humildad correcta para que los esfuerzos, tiempo y dinero que pones den frutos y sigan desarrollándose, creo que a veces la gente más valiosa que realmente está haciendo cosas por nuestro pueblo mágico se queda más en el anonimato mientras algunas otras personas se exponen en las redes y ante el público como si hicieran mucho y la verdad, publican más de lo que hacen y son estas personas las que obtienen más atención y ayuda que en varios caso no son bien aprovechadas. Segura estoy que varios de los que están leyendo esto saben de que hablo pues lo han vivido de alguna forma. Lo peor es que cuando pasan este tipo de decepciones le quitan a los demás las ganas de participar en algún proyecto, mientras otras personas que si hacen se quedan sin las posibilidades de llegar a lo que necesitan. 

En conclusión, no es que seamos más o seamos menos, solo somos, no es que hagamos más o hagamos menos, contribuimos con nuestro granito de arena y tratamos de equilibrar la balanza, al final lo que cuenta son las acciones y como hacemos que más personas participen en ellas para que cada vez seamos mas los que hacemos y cuidamos nuestro hogar. 

Te invito a seguir participando en acciones positivas para el planeta, cada granito de arena cuenta, no te desanimes por la decepción que otros pueden causar con su proceder, en mi opinión el mensajero no es lo importante,  lo que importa es lo son las acciones en pro del planeta. 

Búscanos en redes sociales, participa con nosotros en la red ciudadana y comparte tu Amor por Bacalar. 

  

Autora: Carla Valdez. 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button