Internacional

La economía de China se frena: qué sucedió y cómo amenaza a un mundo en crisis

PEKÍN.- Cuando los países de todo el mundo tropezaron con la pandemia, China se mantuvo a menudo al margen, aparentemente impermeable a las presiones financieras que socavaban el crecimiento.

Pero ahora, arrastrada por su compromiso de frenar la propagación del Covid-19 con cierres generalizados y cuarentenas masivas, China ha sufrido uno de sus peores trimestres en añosamenazando una economía mundial muy dependiente de las fábricas y los consumidores chinos.

El PBI cayó 2,6% en el segundo trimestre respecto del anterior, según datos oficiales, frente a las expectativas de un descenso del 1,5%. En términos interanuales, el PBI del trimestre abril-junio creció un tibio 0,4%, por debajo de las previsiones de un aumento del 1%, según un sondeo de Reuters entre analistas, lo que supone una fuerte desaceleración respecto al 4,8% del primer trimestre.

Gente con mascarillas en un centro financiera de Pekín. (AP Photo/Andy Wong)
Gente con mascarillas en un centro financiera de Pekín. (AP Photo/Andy Wong) – Créditos: @Andy Wong

Para el Partido Comunista en el poder la crisis podría aumentar la presión sobre Pekín en un momento delicado. China tiene previsto celebrar su congreso del partido a finales de este año. Una economía próspera y una riqueza creciente fueron parte del trato que los ciudadanos chinos aceptaron a cambio de vivir bajo un régimen autoritario.

Pero los confinamientos, un elemento básico de la política de Pekín de “cero Covid”han aumentado el riesgo de inestabilidad, tanto social como económica.

Empleados trabajan en una línea de montaje produciendo camiones en una fábrica en Fuyang, en la provincia oriental china de Anhui, el 15 de julio de 2022.
Empleados trabajan en una línea de montaje produciendo camiones en una fábrica en Fuyang, en la provincia oriental china de Anhui, el 15 de julio de 2022. – Créditos: @STR

La Oficina Nacional de Estadística de China dijo el viernes que la economía se expandió un 0,4% con respecto al año anterior en el segundo trimestre, peor que las expectativas de algunos economistas. Fue la tasa de crecimiento más baja desde los tres primeros meses de 2020, cuando el país se cerró para luchar contra las primeras etapas de la pandemia, y su economía se contrajo por primera vez en 28 años.

La caída de 2020 fue efímera, y la economía china se recuperó casi inmediatamente. Pero el panorama actual no es tan prometedor. El desempleo está cerca de los niveles más altos registrados. El mercado de la vivienda sigue siendo un desastre, y las pequeñas empresas están soportando el peso de la debilidad del gasto de los consumidores.

China no está en condiciones de ser el motor del crecimiento mundial en este momento, y los fundamentos a largo plazo apuntan a un crecimiento mucho más lento en la próxima década”, dijo Kenneth Rogoff, profesor de economía de la Universidad de Harvard y antiguo economista jefe del Fondo Monetario Internacional.

Se trata de una complicación en un año en el que China intenta proyectar una fuerza y una estabilidad inquebrantables. En el congreso del partido, se espera que Xi Jinping, el presidente del país, consiga otro mandato de cinco años, consolidando aún más su control del poder.

En esta foto publicada por la agencia de noticias china Xinhua, el presidente chino Xi Jinping visita la comunidad de Guyuanxiang, en el noroeste de China, el miércoles 13 de julio de 2022.
En esta foto publicada por la agencia de noticias china Xinhua, el presidente chino Xi Jinping visita la comunidad de Guyuanxiang, en el noroeste de China, el miércoles 13 de julio de 2022. – Créditos: @Yan Yan

En mayo, Li Keqiang, primer ministro de China, convocó una reunión de emergencia y dio la voz de alarma sobre la necesidad de impulsar el crecimiento económico a más de 100.000 funcionarios de empresas y gobiernos locales. La dura advertencia puso en duda la capacidad de China para alcanzar su anterior objetivo de crecimiento del 5,5% para este año.

La ralentización del crecimiento chino complica una economía mundial ya frágil. El aumento de la inflación ha incrementado el riesgo de recesión en Estados Unidos, mientras que la invasión rusa de Ucrania ha hecho subir los precios de la energía y ha interrumpido las cadenas de suministro en toda Europa. En anteriores momentos de crisis económica, China alivió las presiones financieras con el acceso a la fabricación barata y a un mercado en gran medida sin explotar de consumidores deseosos de gastar.

Pero China ya no crece a pasos agigantados. Las restricciones de Covid-19 se han combinado con las políticas aplicadas en los últimos años –como la represión de la especulación inmobiliaria y el freno al poder de los gigantes tecnológicos chinos– para exacerbar la desaceleración. En lo que va de año, Starbucks, Nike y Hilton han advertido que la debilidad del gasto en China había hecho caer las ventas.

Mientras que gran parte del mundo ha aprendido a convivir con el coronavirus, China ha adoptado una política extrema para prevenir la infección. Los residentes de todo un edificio de apartamentos podrían ser confinados en sus casas durante semanas si un solo inquilino se infectara. Unos pocos casos positivos podrían provocar el cierre de toda una sección de la ciudad.

Las draconianas restricciones anticovid en Shanghai, que incluyeron el vallado de manzanas enteras, no solo provocaron la ira de los residentes sino también una fuerte reducción de la actividad económica.
Las draconianas restricciones anticovid en Shanghai, que incluyeron el vallado de manzanas enteras, no solo provocaron la ira de los residentes sino también una fuerte reducción de la actividad económica. – Créditos: @Getty Images

A pesar de que las consecuencias, Xi no se ha acobardado. Ha dicho que está dispuesto a soportar algún dolor económico temporal con el fin de mantener a los ciudadanos chinos libres de Covid.

El malestar económico más reciente se produjo en abril y mayo, cuando Shanghai, la ciudad más grande de China, estuvo cerrada durante casi dos meses y el impacto se extendió por toda la economía. Se cerraron los edificios de oficinas y se ordenó a los trabajadores que se quedaran en casa. En toda China, cientos de millones de consumidores se encerraron, dejando a las tiendas, restaurantes y proveedores de servicios sin clientes.

Zheng Jingrong, propietaria de una tienda de Pekín que vende ropa importada hecha a mano, dijo que antes de la pandemia solía vender entre 150 y 200 prendas en un mes. En mayo, vendió 20. Sus clientes habituales ya no vienen y la gente en general es reacia a salir. Cada año desde la pandemia ha sido “peor que el anterior”.

Las ventas al por menor, un indicador de cuánto gastan los consumidores, cayeron un 4,6% respecto al año anterior entre abril y junio, según el gobierno. Y aunque la economía mejoró en junio, la amenaza de nuevas cuarentenas masivas puede hacer descarrilar la incipiente recuperación.

Hombres con barbijos circulan por una calle de Pekín, el viernes 15 de julio de 2022.
Hombres con barbijos circulan por una calle de Pekín, el viernes 15 de julio de 2022. – Créditos: @Mark Schiefelbein

La empresa de valores japonesa Nomura estimó que, hasta el lunes, 247 millones de personas de 31 ciudades estaban bajo algún tipo de restricción en China, lo que supone una quinta parte de la población nacional y el equivalente a unos 4,3 billones de dólares de producto interior bruto anual. El número de ciudades afectadas casi se triplicó con respecto a la semana anterior.

En junio, el desempleo se situó en el 5,5%, una mejora con respecto a abril y mayo, pero cerca del nivel más alto desde que China comenzó a reportar las cifras en 2018. Para los solicitantes de empleo de 16 a 24 años, que incluyen a los nuevos graduados universitarios, la tasa de desempleo fue más de tres veces mayor, con un 19,3%.

James Fu, de 28 años, está lidiando con la ansiedad de encontrar un trabajo en un mercado laboral difícil, especialmente en el sector inmobiliario. El joven dice que hay menos puestos de trabajo disponibles en las empresas inmobiliarias porque éstas tienen problemas financieros o utilizan la recesión para justificar los recortes de personal. Y como la oferta de trabajo se ha reducido los requisitos para conseguir uno han aumentado.

Junto con el elevado desempleo, hay otros signos de descontento económico burbujeante. El domingo se produjo una inusual manifestación en la ciudad de Zhengzhou, de clientes que exigían la devolución de su dinero a cuatro bancos rurales tras la congelación de sus fondos. Las protestas se tornaron violentas cuando las autoridades enviaron guardias para disolver la manifestación.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.

Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La debilidad del mercado inmobiliario también ha dado lugar a muestras públicas de rebeldía. Un número creciente de propietarios que compraron viviendas antes de que fueran construidas han declarado a los bancos y a los reguladores que no pagarán sus hipotecas, molestos por los retrasos en la construcción así como por la caída de los precios de las viviendas, según los medios de comunicación locales.

En respuesta a la preocupación por el pago de las hipotecas, el regulador bancario y de seguros de China dijo que trabajaría con el gobierno central y con las autoridades locales para asegurar que los edificios se terminen, se salven los puestos de trabajo y se “garantice la estabilidad” en la industria inmobiliaria.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button