Noticias

La Jirafa Benito y su dramático caso que expone la cara más incompetente de la burocracia mexicana

La Jirafa Benito se ha convertido en una celebridad en México. Como pocas veces, la masa social se unió por una proclama común: mejores condiciones para Benito, que vivía en el Parque Central de Ciudad Juárez, Chihuahua, y ha emprendido un viaje rumbo al Parque de Conservación de Vida Silvestre Africam Safari, ubicado en Puebla. Después de largos meses de protestas, se ha conseguido el traslado hacia un entorno más favorable.

Las condiciones en las que vivía Benito alertaron a activistas que fundaron el colectivo ‘Salvamos a Benito’. Una de las principales preocupaciones tenía que ver con el clima extremo que hay en Ciudad Juárez, que en verano rebasa los 40 grados, mientras que en invierno hay temperaturas bajo cero. Esas condiciones climáticas representaron focos rojos para el bienestar de Benito. Durante los meses de calor, el colectivo denunció que la jirafa no recibía protección adecuada.

Por otro lado, en invierno, vía TikTok, el colectivo informó que Benito presentaba temblores ocasionados por las bajas temperaturas. Y tampoco recibía una alimentación ni constante ni acorde a sus necesidades, pues debía buscar por sus propios medios comida en árboles aledaños. La primeras alertas se dieron desde hace ocho meses. Todo ese tiempo es el que se han tardado las autoridades en ofrecer soluciones y finalmente realizar el traslado de Benito a Africam Safari.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente realizó una inspección en julio del año pasado, para confirmar las denuncias sobre las condiciones de riesgo en las que vivía Benito. La lentitud de las autoridades ocasionó indignación entre la opinión pública, que cada vez se implicaba más en el caso de Benito por la labor divulgativa que el colectivo hacía en redes sociales. El tema llegó incluso a la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, que turnó la responsabilidad a María Eugenia Campos, gobernadora de Chihuahua, y también pidió la intervención de María Luisa Albores, secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El anuncio oficial de que la jirafa Benito viajaría a Puebla no se dio por vía gubernamental. Fue Frank Carlos Camacho, director de Africam Safari, quien confirmó el martes pasado que se realizaría el traslado. El remolque que lo lleva está hecho de madera y una parte metálica. Benito es supervisado todo el tiempo por la tripulación y tiene alimento para sortear el viaje. Son aproximadamente mil 900 kilómetros los que debe recorrer Benito para llegar a su nuevo hogar.

El traslado ha movilizado a la Guardia Nacional, que supervisa el viaje de más de 40 horas de Benito. Frank Carlos Camacho lidera la misión: llevar al nuevo inquilino sano y salvo en una travesía titánica por tierra. Acompañado de veterinarios y especialistas, la idea es que Benito viaje lo más cómodo y seguro posible, todo el tiempo pendientes de sus necesidades y de su salud. El remolque cuenta con calefacción, según dijo Africam Safari a CNN en Español, para modular las condiciones climáticas que afronte Benito durante estos días de viaje.

El traslado es un reto logístico: Benito mide 4.5 metros y pesa dos toneladas. Además, se debe garantizar su protección, y la de las personas, tomando en cuenta los riesgos que el crimen organizado añade a la ecuación en un viaje tan largo, por once estados diferentes. La situación era conocida, pero autoridades estatales y federales tardaron en reaccionar, incluso con la presión pública encima. En Africam Safari, Benito contará con un entorno más familiar para él, pues en ese parque se intenta emular las condiciones naturales en las que viven los animales. Si la denuncia nunca hubiera existido, nada habría cambiado para Benito. La indiferencia prevalecía entre las autoridades de todos los nivele

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba