Noticias

La trampa del sótano que describen las mujeres que acusan de abuso sexual a Andrés Roemer

Desde que la bailarina profesional Itzel Shanaas denunció que fue acosada y abusada por el escritor, diplomático, presentador de TV y promotor cultural Andrés Roemer, otras mujeres han relatadomque vivieron situaciones similares.

Los casos se han ido acumulando y algunas de ellas incluso han decidido salir del anonimato. Una de ellas es Ro Vázquez Landeta, quien por medio de su cuenta de Instagram relató cómo el cofundador del festival Ciudad de las Ideas abusó de ella.

“Conocí a Andrés en el Máximo Bistrot, en febrero o marzo del 2017. Él estaba con tres personas y yo con mi novio de esa época y un amigo suyo. Yo no tenía ni idea quien era él ni qué hacía, pero en el salón entre bailes y carcajadas me fue contando sobre La Ciudad de las Ideas”, menciona Vazquez Landeta.

La mujer luego indicó que Roemer la atrajo de una forma similar que a otras de sus víctimas, “En los días siguientes me buscó y me dijo que yo sería perfecta para organizar los eventos gastronómicos de la Ciudad de las Ideas. Me citó en su casa para platicar sobre el tema. Yo estaba en el peor momento de mi vida, con el acosador encima, viviendo con el novio violento, sin mucho dinero y con muchas ganas de hacer crecer mi negocio. Esto sonaba Perfecto”.

El exembajador de Buena Voluntad de la UNESCO, la recibió en su casa de la colonia Roma (algo que señalan las víctimas es que no les decía que ahí viviía, por lo que ellas llegaban ahí bajo la creencia de que eran oficinas) , domicilio donde está registrada su organización Poder Cívico, A.C., la cual recibió, según documentó el portal Emeequis, 500 millones de pesos en donativos de los gobiernos de Enrique Peña Nieto, Ángel Mancera, Rafael Moreno Valle, Tony Gali y Miguel Barbosa. Y comenzó el abuso, en un lugar acondicionado como biblioteca y sala de cine, una especie de sótano o lugar al fondo de la casa mencionado en los relatos de otras víctimas.

“No sé bien cómo pasó, pero de pronto tenía el pene afuera y se estaba masturbando. Yo me quedé ahí sin saber qué hacer si correr, si ver a otro lado, si aventarlo. Ahí, sentada como tarada. Con la puerta del cine cerrada y sin mucha gente que pudiera ayudarme”, contó Ro Vazquez.

Desde que la bailarina profesional Itzel Shanaas denunció que fue acosada y abusada por el escritor, diplomático, presentador de TV y promotor cultural Andrés Roemer, otras mujeres han relatadomque vivieron situaciones similares.

Los casos se han ido acumulando y algunas de ellas incluso han decidido salir del anonimato. Una de ellas es Ro Vázquez Landeta, quien por medio de su cuenta de Instagram relató cómo el cofundador del festival Ciudad de las Ideas abusó de ella.

“Conocí a Andrés en el Máximo Bistrot, en febrero o marzo del 2017. Él estaba con tres personas y yo con mi novio de esa época y un amigo suyo. Yo no tenía ni idea quien era él ni qué hacía, pero en el salón entre bailes y carcajadas me fue contando sobre La Ciudad de las Ideas”, menciona Vazquez Landeta.

La mujer luego indicó que Roemer la atrajo de una forma similar que a otras de sus víctimas, “En los días siguientes me buscó y me dijo que yo sería perfecta para organizar los eventos gastronómicos de la Ciudad de las Ideas. Me citó en su casa para platicar sobre el tema. Yo estaba en el peor momento de mi vida, con el acosador encima, viviendo con el novio violento, sin mucho dinero y con muchas ganas de hacer crecer mi negocio. Esto sonaba Perfecto”.

El exembajador de Buena Voluntad de la UNESCO, la recibió en su casa de la colonia Roma (algo que señalan las víctimas es que no les decía que ahí viviía, por lo que ellas llegaban ahí bajo la creencia de que eran oficinas) , domicilio donde está registrada su organización Poder Cívico, A.C., la cual recibió, según documentó el portal Emeequis, 500 millones de pesos en donativos de los gobiernos de Enrique Peña Nieto, Ángel Mancera, Rafael Moreno Valle, Tony Gali y Miguel Barbosa. Y comenzó el abuso, en un lugar acondicionado como biblioteca y sala de cine, una especie de sótano o lugar al fondo de la casa mencionado en los relatos de otras víctimas.

“No sé bien cómo pasó, pero de pronto tenía el pene afuera y se estaba masturbando. Yo me quedé ahí sin saber qué hacer si correr, si ver a otro lado, si aventarlo. Ahí, sentada como tarada. Con la puerta del cine cerrada y sin mucha gente que pudiera ayudarme”, contó Ro Vazquez.

Artículos relacionados

Back to top button