Internacional

Los drones kamikazes causan estragos e inauguran una nueva era bélica

En estos días circularon en las redes sociales las fotos de un dron de poco más de un metro con forma de avión que cayó del cielo y se estrelló en un terreno arenoso de las inmediaciones de Kiev.

Aunque ese dron no explotó al tocar tierra, las imágenes fueron verificadas por el diario The Washington Post y arrojan la primera evidencia de que Rusia está utilizando una nueva y aterradora arma: un dron asesino que puede zambullirse en picada contra un blanco y hacerlo estallar casi sin preaviso.

Los drones kamikazes rusos, también conocidos como “munición merodeadora”, muy pronto se cruzarán en el campo de batalla con los que Estados Unidos le envió a Ucrania, y esta guerra se convertirá en el primer conflicto directo entre dos países donde estas armas son utilizadas por ambos bandos. Para los investigadores especializados en armamento, esto demuestra que los drones se están convirtiendo en la norma en los conflictos bélicos modernos, y que probablemente harán que las guerras sean más letales e impredecibles.

“El efecto va a ser sobre todo psicológico”, dice Ingvild Bode, investigadora de armas autónomas de la Universidad del Sur de Dinamarca. “Porque no hay donde esconderse…”

La invasión rusa del 24 de febrero y la guerra subsiguiente ya ha sido campo de prueba de armamento de última tecnología. Las tropas ucranianas destruyeron incontables vehículos rusos usando lanzamisiles antitanques portátiles, y el gobierno ruso ha usado las redes sociales para sembrar desinformación y confundir los hechos. En Twitter, cientos de personas comunes de todo el mundo se han dedicado a chequear las imágenes de los movimientos de tropas rusas para pasárselas al gobierno ucraniano y colaborar con el esfuerzo bélico.

El dron de fabricación turca Bayraktar TB2 (BIROL BEBEK/)

Los drones también cumplieron un rol clave en esta guerra. Los Bayraktar TB2 de fabricación turca que usa el ejército de Ucrania, un pequeño avión autónomo equipado con misiles guiados por láser, están causando estragos en los blindados rusos y ayudando a contener la invasión. Según Wim Zwijnenburg, experto en drones de la ONG holandesa para el control de armas NGO Pax, también hay evidencia de que Ucrania estaría usando drones polacos Warmate, que pueden ser utilizados alternativamente como drones de vigilancia o ser equipados con explosivos para convertirlos en munición merodeadora. Rusia ha utilizado sus drones de reconocimiento Eleron-3 para relevar las posiciones ucranianas.

Los drones más pequeños y explosivos que actualmente usan tanto Rusia como Ucrania son muy distintos de los antiguos drones tradicionales. En vez de despegar, lanzar sus misiles y retornar a la base, los nuevos misiles kamikazes sobrevuelan en cambio de batalla y cuando detectan un blanco, se convierten en misiles ellos mismos, como bombarderos en picada sobre vehículos o grupos de soldados, y explotan al hacer impacto.

Algunos son tan pequeños que entran en una mochila y pueden ser lanzados en medio del combate por un solo soldado, convirtiéndose en un arma especialmente letal en guerra urbana o de guerrillas.

Además, suelen ser más baratos y fáciles de usar. Los modelos rusos KUB-BLA identificados en la zona de Kiev tienen una autonomía de vuelo de 30 minutos a 140 kilómetros por hora antes de impactar en su objetivo. Y los Switchblades de fabricación norteamericana que ya van camino a Ucrania son todavía más chicos y se manejan solos, mientras el operador simplemente elige por video el objetivo.

La mayoría de las municiones merodeadoras siguen estando controladas por humanos, pero podrían incorporar un software que les permitiera elegir ellas mismas el blanco. Y eso es lo que más preocupación genera entre los expertos en control de armas, ya que si permitimos que una computadora decida a quién matar, el mundo podría encaminarse a un futuro donde las peligrosas armas autónomas predominen en todos los conflictos, sean pequeños o de gran escala.

Los drones de munición merodeadora ya fueron usados en la guerra. Tuvieron apariciones intermitentes en las guerras civiles en Siria y Libia, y fueron cruciales para la victoria de Azerbaiyán sobre Armenia en la Segunda Guerra del Alto Karabaj en 2020.

Los analistas dicen el dron KUB-BLA que apareció estrellado en el área de Kiev probablemente ya fue usado por las fuerzas rusas en Siria, en la ciudad de Idlib, para eliminar objetivos de alto nivel y destruir vehículos que transportaban personas de interés.

La invasión de Rusia a Ucrania comenzó con misiles de crucero de largo alcance que se estrellaron contra ciudades, centrales eléctricas y bases militares ucranianas. Largas convoyes de tanques y transportes cruzaron la frontera, pero en pocos días quedaron frenados por problemas de suministro y la dura resistencia de las tropas ucranianas. Ahora Rusia se ha asentado en las ciudades circundantes de Ucrania, bombardeándolas con misiles y cañones de artillería.

Un edificio afectado por el ataque de un misil ruso (@myroslavapetsa/)
Un edificio afectado por el ataque de un misil ruso (@myroslavapetsa/)

Aunque ambos bandos usan municiones merodeadoras, los expertos en armas dicen que estos drones kamikazes podrían ser especialmente útiles para las fuerzas ucranianas, que se mueven por el campo de batalla en vehículos y en grupos pequeños, hacen incursiones rápidas para atacar los tanques y las posiciones defensivas rusas, y se repliegan de inmediato a un lugar seguro.

Los Switchblades de fabricación norteamericana que pronto recibirá Ucrania, son más fáciles de ocultar y son muy portátiles, dice Rob Lee, del Instituto de Investigaciones de Política Exterior. También aumentarán el alcance de las fuerzas ucranianas para hacer blanco en los enemigos rusos, ya que les permitirán eliminar los vehículos de comando y control en el campo y apuntar a objetivos rusos de alto valor, como los generales.

“Son artículos de suma utilidad para los insurgentes”, dice Lee. “Si se usan de manera inteligente, pueden causar realmente mucho daño”.

El dron Bayraktar TB2 de fabricación turca (BIROL BEBEK/AFP/)
El dron Bayraktar TB2 de fabricación turca (BIROL BEBEK/AFP/)

Esos pequeños escuadrones ucranianos móviles ya han demostrado ser expertos en eliminar tanques y camiones rusos con misiles antitanque portátiles, como el Javelin norteamericano y el NLAW británico. Los drones Switchblades le darán a esos equipos de tropas una mortífera ventaja.

Hasta ahora, solo se han avistado un puñado de municiones merodeadoras rusas, y Estados Unidos solo acordó enviar 100 sistemas Switchblade, que vienen con 10 drones cada uno. En comparación, la OTAN ha enviado más de 1700 lanzamisiles antitanques portátiles.

Pero el auge de las municiones merodeadoras podría tener un efecto que va más allá de los casos específicos en los que se usan, dice Bode. Hay evidencia de que entre las tropas rusas, que cuentan con armas de alta tecnología y de todos modos sufren bajas pasmosas, la moral es muy baja. Las municiones merodeadoras podrían empeorar las cosas.

“El modelo Switchblade también está diseñado específicamente para atacar objetivos en lugares ocultos”, señala Bode.

Bradley Bowman, de la Fundación para la Defensa de las Democracias, un grupo de expertos de línea conservadora, dice que las municiones merodeadoras reducen el tiempo que lleva identificar, localizar y matar a un objetivo, y que son difíciles de detectar para un enemigo, ya que dejan poca huella de calor.

“En un combate urbano, donde las distancias son cortas y estás muy cerca de tu adversario, esa pequeña ventana temporal puede ser la diferencia entre la vida y la muerte”.

A medida que la guerra avance, dice Bode, es probable que también aparezcan municiones merodeadoras más grandes y letales. Rusia también tiene el dron Lancet-3, que al igual que el KUB-BLA se lanza con catapulta y es más grande que los Switchblade que recibirán los ucranianos. El Lancet-3 ya fue utilizado en Siria, y los expertos están convencidos de que tarde o temprano aparecerá también en Ucrania, si es que ya no fue usado sin ser detectado.

Ante un posible despliegue generalizado de drones con municiones merodeadoras, los expertos bélicos advierten sobre el riesgo de que estas herramientas caigan en las manos equivocadas, como los terroristas. Según Lee, son armas particularmente útiles para un magnicidio, y menciona el fallido intento de asesinato contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, que fue atacado sin éxito por dos drones de fabricación china DJIM600 a los que habían adosado explosivos de tipo C-4.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba