Internacional

Por qué los anuncios sobre la salud del rey Carlos III y Kate fueron tan inusuales

LONDRES.- Los dos anuncios de salud de la familia real del Reino Unido, sobre la cirugía abdominal de la princesa Kate y el tratamiento de próstata del rey Carlos III, volvieron a poner en el foco la vida privada de los principales miembros de la realeza.

Los detalles sobre la salud real siempre son un tema delicado en el Reino Unido, al ser personajes públicos. Carlos III, de 75 años, es jefe de Estado, y Kate, de 42 años, está destinada a ser reina cuando su esposo, el príncipe Guillermo, suceda a su padre en el trono.

Las breves declaraciones mediáticas sobre los estados de salud de ambos fueron tan inusuales que dominaron las portadas de los diarios del pasado jueves, con titulares como “Bombazos de salud reales”.

La divulgación de los detalles de salud de Carlos III y Kate fue vista por algunos observadores reales como una señal de que la monarquía se está adaptando a las modernas formas de comunicar después de siglos de mantenerse en la sombra respecto de los asuntos de salud.

El rey Carlos III visita el campus de Dubai de la Universidad Heriot-Watt durante la cumbre Cop28.
El rey Carlos III visita el campus de Dubai de la Universidad Heriot-Watt durante la cumbre Cop28. – Créditos: @Andrew Matthews

Los funcionarios reales anunciaron el miércoles pasado que Kate había pasado por una cirugía abdominal “planificada” y se esperaba que permaneciera en The London Clinic, un hospital privado, durante 10 a 14 díasNo se espera que retome sus funciones públicas hasta abril.

La oficina de la princesa en el Palacio de Kensington no ofreció más detalles, pero dijo que la condición de Kate no era cancerosa. Aunque generalmente gozó de buena salud y se la considera una persona deportiva y activa, Kate fue hospitalizada durante sus embarazos debido a graves problemas de mareos.

Guillermo también pospuso algunas obligaciones oficiales para dedicar tiempo a su esposa y sus tres hijos. La visitó el pasado jueves, y los medios británicos informaron que la princesa de Gales estaba “bien”.

Poco después del anuncio de la hospitalización de Kate, el Palacio de Buckingham dijo que Carlos se someterá a un “procedimiento correctivo” por una próstata agrandada la semana próxima. El Palacio dijo que la condición del rey es benigna y la reina Camilla señaló el pasado jueves que Carlos estaba “bien” y “ansiando volver al trabajo”.

Secretismo

Cuando los monarcas del Reino Unido tenían poder real, las noticias de enfermedades se ocultaban por completo por temor a que pudieran debilitar su autoridad. El hábito del secretismo continuó incluso después de que la realeza se convirtiera en una figura constitucional.

Al público británico no se le informó que el abuelo de Carlos, el rey Jorge VI, tenía cáncer de pulmón antes de su muerte en febrero de 1952 a la edad de 56 años, y algunos historiadores afirmaron que incluso al propio rey no se le dijo que estaba terminalmente enfermo. El anuncio público de su muerte solo decía que el rey había “fallecido pacíficamente mientras dormía”.

Su padre, el rey Jorge V, murió en 1936 después de sufrir enfermedades cardíacas y pulmonares. Medio siglo después, se publicaron extractos de diarios revelando que el médico del rey le había inyectado al monarca con morfina y cocaína para acelerar su muerte, en parte para que se pudiera anunciar en los periódicos matutinos “en lugar de los menos apropiados diarios vespertinos”.

¿Mayor apertura?

Los medios del Reino Unido e internacionales se centraron en la salud de los principales miembros de la realeza británica en los últimos años, ya que la fallecida reina Isabel II desapareció de la esfera pública los últimos meses de sus 70 años de reinado.

Incluso entonces se divulgaron pocos detalles específicos sobre la condición de la difunta monarca. Solo se informó al público que la reina sufría de “problemas de movilidad”. La causa de su muerte en septiembre de 2022, a los 96 años, se registró en el certificado de defunción simplemente como “vejez”.

Los anuncios del pasado miércoles brindaron muchos más detalles de lo que el público británico hubiera imaginado y esperado en el pasado.

Algunos expertos reales dijeron que mientras la última declaración sobre Kate fue evasiva y envuelta en cierto secreto, la de Carlos mostró que el monarca estaba dispuesto a probar una nueva y más abierta forma de comunicación.

Kate Middleton fue operada del abdomen y hasta el momento se desconocen las causas
Kate Middleton fue operada del abdomen y hasta el momento se desconocen las causas

La publicidad se percibió como una decisión de Carlos III para aumentar la conciencia sobre la patología prostática y su alta prevalencia, así como para alentar a otros hombres a hacerse chequeos rutinarios.

“Creo que simboliza el tipo de rey activista que es Carlos. Quiere poner este tema en la agenda siendo bastante abierto y sincero”, dijo Ed Owens, historiador real y autor de The Associated Press“Sabemos que el rey Carlos quiere hablar sobre asuntos personales y no hay nada más significativo o personal para él que su salud”.

La divulgación de las noticias sobre ambos miembros de la realeza el mismo día también se trató de la gestión de noticias, agregó Owens. Mientras que la condición de Kate sonaba más grave, la del rey puede considerarse como “una historia de noticias positivas para complementar una más complicada en el caso de la salud de Kate”, dijo.

“Significa que no tenemos la historia sobre qué exactamente estuvo sufriendo [Kate]. En cambio, estamos hablando de Carlos III y de su deseo de dar un buen ejemplo a otros hombres de su edad”, dijo Owens.

Un titular denominó la divulgación de los detalles de la salud de Carlos como el “mensaje de salud pública del rey”. Funcionó: Prostate Cancer UK, una organización benéfica que promueve la concientización sobre los problemas de próstata, dice que hubo un aumento de interés en su trabajo gracias a los anuncios reales.

Estuvimos recibiendo muchas llamadas de hombres y mujeres preocupados por ellos y sus seres queridos que quieren hablar sobre sus problemas de próstata y síntomas”, dijo Sophie Smith, una enfermera especializada en la organización benéfica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba