Medio ambiente

Reciclar es la solución IV / Plásticos biodegradables

Primero, una aclaración: no confundir los plásticos biodegradables con los bioplásticos. Sí, parece que son lo mismo, pero en este artículo aprenderás cuáles la diferencia entre uno y otro. 

 

Un producto biodegradable es capaz de desintegrarse mediante la acción del medio ambiente y los organismos biológicos. Existen dos tipos de biodegradación: la biodegradación aeróbica, que se produce al aire libre, donde hay oxígeno; y biodegradación anaeróbica, que sucede con la ausencia de aire, cabe señalar que ésta produce biogás, fundamentalmente metano, un gas de efecto invernadero que acrecienta el calentamiento global. 

 

Los plásticos biodegradables son aquellos que están fabricados con materias primas renovables, como trigo, maíz o maicena, aceite de soja, patatas, plátanos o yuca. Dada su forma de producción, estos plásticos sí se biodegradan mediante microorganismos. 

 

Aunque son mejores que los convencionales, los plásticos biodegradables no solucionan el problema mundial de la contaminación por plástico. Además, su descomposición depende mucho de las condiciones que se den en el medio ambiente. 

 

Por ejemplo, unos pañales convencionales tardan alrededor de 350 años en degradarse, mientras que los fabricados con plástico biodegradable de tres a seis años. 

 

Existen dos tipos de plásticos biodegradables: bioplásticos (de los que ya hablamos anteriormente) que se obtienen a partir de materias primas renovables, y los plásticos fabricados con aditivos biodegradables: no son producidos 100% con materias primas renovables, sino que tienen componentes de petroquímicos que mejoran su biodegradación. 

 

Sin embargo, estos plásticos pueden ser de gran utilidad para ciertos usos. Hasta el día de hoy, la mejor manera de luchar contra la contaminación plástica se basa en reducir cualquier uso de plásticos, reutilizarlos en el caso de que su uso sea necesario y sustituirlos por otros materiales siempre que sea posible, como bolsas de tela o cartón. 

 

Y si quieres aprender a hacer bioplásticos, práctica en elaborar con maicena y papa tu propio plástico biodegradable, con lo que podrás realizar artículos diferentes. Entenderás mucho de la realidad que ahora podemos vivir. 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button