Noticias

Rescatar al peso en 2020 costó este ‘arsenal’ monetario

El peso mexicano refleja por primera ocasión una apreciación frente al dólar en el mercado interbancario local, al cierre del segundo año de una administración federal.

En los dos primeros años del actual gobierno, la divisa nacional reporta una apreciación de 1.71 por ciento, que se compara favorablemente con la depreciación de 7.39 por ciento registrada en el mismo periodo de la administración del presidente Vicente Fox, una caída de 22.19 por ciento en el segundo año de mandato del presidente Felipe Calderón y de 7.48 por ciento en el mismo lapso de tiempo del presidente Enrique Peña Nieto.

Este desempeño del peso en el segundo año de la presente administración sería muy relevante y positivo, sin lugar a dudas un punto muy favorable para la economía, considerando que ésta se encuentra en recesión desde que inició la misma administración, más los efectos nocivos de la pandemia global. De no ser por la causa de fondo que explica dicha apreciación.

El balance favorable del peso se explica por una sola causa: la histórica inyección de dólares en el mercado cambiario nacional para evitar el desplome de la moneda local, por parte del banco central mexicano, y su par estadounidense.

Sin estos recursos, que se inyectaron en el mercado nacional este año debido a la crisis global, la historia sería diferente. El peso no está apreciado por factores positivos locales, sino porque el Banco de México (Banxico), y el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), tuvieron que inundar de liquidez al mercado para que no se desplomara la divisa mexicana y con ello mucho más la economía mexicana.

Aquí el balance de la lluvia de liquidez del dúo Banxico-Fed

El peso había evolucionado favorablemente hasta inicios de este año, aunque tampoco las causas eran locales; la economía mexicana está en recesión desde finales del año 2018 y la divisa nacional no lo reflejaba únicamente por el nivel de las tasas de interés, que funcionaban como un imán para los capitales foráneos hacia el mercado local que a su vez favorecían la apreciación del peso. Este era el escenario al inicio de 2020.

Pero llegó la pandemia y todo lo cambió, no sólo en México sino en el mundo. La consecuente crisis financiera golpeó con todas sus fuerzas también en el resto del planeta, México y su divisa no se salvaron. La caída del peso en sólo un mes (mediados de marzo a mediados de abril), fue de 35 por ciento, el derrumbe de la moneda iba a traer severas consecuencias si no se actuaba.

El mecanismo entró en acción y logró la recuperación de la divisa, pero a un costo histórico. Este 2020 pasará a la historia como el que más recursos inyectó el Banco de México (Banxico) para rescatar al peso, pero no lo hizo solo, tuvo que participar la Fed, el banco central más influyente del planeta, otro hito histórico.

En total la inyección de dólares para rescatar al peso fue de 23 mil millones de dólares, nunca en la historia se han inyectado tantos recursos al mercado cambiario local como ahora, tanto porque un monto así era imposible de inyectar en otras épocas ya que no los tenía nuestro banco central, como por el hecho de que tampoco existían mecanismos como el que permitió a la Fed participar en el mercado local (swap).

Artículos relacionados

Back to top button