Internacional

Rusia acusa a Ucrania de derribar un avión militar “con 65 prisioneros ucranianos a bordo”

Rusia ha acusado a Ucrania de derribar un avión militar que se estrelló en la región rusa de Bélgorod el miércoles por la mañana. Según el Kremlin, el avión transportaba a “65 prisioneros de guerra ucranianos”, así como seis tripulantes y tres personas “que acompañaban a los presos”. Por su lado, Ucrania afirma que el avión transportaba armamento.

Todas las personas a bordo del avión habrían muerto en el accidente, según aseguró el gobernador de la región de Bélgorod, Vyacheslav Gladkov. Según el comunicado de las autoridades rusas, radares rusos registraron el lanzamiento de dos misiles ucranianos desde la región ucraniana de Járkov, en la frontera con Bélgorod. El Ministerio calificó el ataque como “un acto terrorista”.

Aún no se han confirmado las causas del accidente, que ocurrió alrededor de las 11:00 (hora local). Las autoridades rusas están investigando lo ocurrido y el Ministerio de Defensa ruso confirmó que había enviado una comisión militar especial al lugar del accidente.

Intercambio de prisioneros

El Ministerio de Defensa ruso dijo que los presos ucranianos estaban siendo transportados a la región para un intercambio de prisioneros cuando el avión fue derribado. Según el Kremlin, el avión se dirigía a la región de Bélgorod desde el aeródromo de Chkalovsky, en la región de Moscú, donde el intercambio de prisioneros iba a tener lugar este mismo miércoles, en el cruce de Kolotilovka en la frontera entre Rusia y Ucrania.

Fuentes del Estado Mayor ucraniano han confirmado a medios locales que uno de sus misiles derribó el avión. Ucrania ha dado una versión diferente a la rusa. Según Kiev, el avión transportaba armamento, en concreto cohetes S-300.

Día 700 de guerra en Ucrania

Este miércoles, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, dijo que un ataque con misiles rusos, que aparentemente fue ideado para agotar a las defensas aéreas de Ucrania, había matado a 18 personas e herido a otros 130.

Tras más de 700 días de guerra en Ucrania, Rusia ha intensificado de nuevo sus ataques en Kiev y Járkov. El último bombardeo empleó más de 40 misiles balísticos, de crucero, antiaéreos y guiados a primera hora del martes. Alcanzaron más de 130 edificios residenciales en tres ciudades ucranianas.

El ataque de Rusia, que incluyó objetivos en la capital Kiev, y en la segunda ciudad más grande, Járkov, fue el más intenso en semanas yllevó al presidente Zelenski a pedir más ayuda a sus aliados occidentales. “Este año, la principal prioridad es fortalecer la defensa aérea para proteger nuestras ciudades y pueblos, así como defender las posiciones de primera línea“, dijo Zelenski el martes por la noche.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba