La columna del díaMiguel Tirado Rasso

TEMAS CENTRALES Inseguridad es el tema

Por Miguel Tirado Rasso

mitirasso@yahoo.com.mx

Así la preocupación por la violencia

y la inseguridad que las dos candidatas

presidenciales, Claudia Sheinbaum

y Xóchitl Gálvez, han reconocido.

Eso sí, cada quien con una óptica diferente.

La semana pasada, Volker Türk, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expuso en el 55º período de sesiones de la Asamblea la actualización sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, con una referencia a nuestro país.

“En América Latina y el Caribe, señaló el Alto Comisionado, el dominio y la violencia ejercidos por pandillas y la delincuencia organizada constituyen importantes retos para la paz y la seguridad, con graves impactos en la vida y los derechos de millones de personas, como en Ecuador, Haití, Honduras y México”.

“En México, en junio coincidirán varios procesos electorales en los que está prevista la elección de más de 20 mil cargos públicos, entre ellos la Presidencia, todos los integrantes del Congreso Federal y un amplio abanico de representantes y autoridades estatales y locales. Este inmenso ejercicio de los derechos políticos y civiles debe ser resguardado de la violencia”, habría de precisar el funcionario en su alusión a nuestro país.

El comentario del diplomático austriaco no gustó, para nada, en Palacio Nacional. El tema de la inseguridad es uno de los más sensibles en el gobierno de la 4T pues, a pesar del discurso optimista que se ufana de estar atacando la violencia en sus causas; de afirmar, negando la realidad, que ya no hay masacres en el país, que se acabó la impunidad y que la violencia va en descenso, los otros datos, los de los resultados, muestran lo contrario y, sobre todo, el fracaso de la estrategia de los abrazos sobre los balazos, a seis meses de que concluya este gobierno.

La reacción del Primer Mandatario sobre lo dicho por el diplomático fue inmediata y descalificadora. “El Alto Comisionado es, con todo respeto, muy tendencioso”, diría el presidente López Obrador. “Está en contra de nosotros y hace comparsa con los que quieren demostrar que México es un país muy violento”.

Pero aunque desearíamos que no lo fuera, la terca realidad se impone. Precisamente, el día que en la ONU se hacía referencia a la necesidad de proteger de la violencia a los participantes en los procesos electorales en nuestro país, en el estado de Guerrero era asesinado el candidato a la Alcaldía de Atoyac. Sobre este hecho, que calificara de muy lamentable, el jefe del Ejecutivo, referiría que “hay un ambiente de violencia, de agravio a periodistas, a candidatos, buscando enrarecer” el proceso electoral, porque están molestísimos, refiriéndose a la oposición sin mencionarla y pretendiendo atribuir los hechos delictivos a una especie de complot en contra del gobierno, cuando está claro que son otras las razones, los causantes y los intereses en juego.

La preocupación por la inseguridad y la violencia tiene fundamento. Según un registro del periódico El Financiero, de noviembre de 2023 al 6 de marzo han sido asesinados 23 personas: alcaldes, candidatos, regidores y políticos inactivos. Trece de ellas aspiraban a un cargo de elección popular en los comicios del 2 de junio. La mayoría buscaba un puesto local, como una Alcaldía o una diputación.

Los estados con mayor violencia electoral son Veracruz y Michoacán. En esta última entidad mataron a los candidatos de Morena y del PAN a la Presidencia municipal de Maravatío el mismo día, en menos de 12 horas. Otros estados violentos son Zacatecas, Estado de México, Chiapas y Colima. Como señalábamos en un comentario anterior, para este tipo de delincuencia no hay partido que se salve. Las bajas las han padecido los siete partidos con registro, encabezando Morena la lista.

Sobre el tema también se pronunció la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM). En su posicionamiento, el Episcopado señaló que la migración y la inseguridad afectan la competencia electoral. Hizo un exhorto, en especial a los jóvenes, a participar y a comprometerse. Y a las autoridades, a los candidatos y a los partidos políticos, a cumplir las leyes electorales.

Que el proceso se desarrolle por la vía de la legalidad y se reconozcan los resultados sin apasionamiento, “poniendo por delante el bien común de nuestro México”, reclamó el Episcopado.

Demandó que haya seguridad para evitar que el crimen organizado intervenga en el proceso electoral. Democracia electoral mezclada con la delincuencia, es un binomio totalmente inaceptable, precisó.

Así la preocupación por la violencia y la inseguridad que las dos candidatas presidenciales, Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, han reconocido. Eso sí, cada quien con una óptica diferente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba